La diputada y candidata a Presidenta, Margarita Stolbizer, pidió que el juez Daniel Rafecas sea apartado de la causa Hotesur. La legisladora presentó la recusación del magistrado por considerar que hay irregularidades que afectan la “imparcialidad objetiva”.

La diputada nacional del GEN y candidata presidencial Margarita Stolbizer recusó hoy al juez federal Daniel Rafecas y pidió que sea apartado de la causa Hotesur”, donde se investiga la actividad de los hoteles de la familia presidencial, porque consideró que hay irregularidades en la tramitación del expediente que “afectan la garantía de imparcialidad objetiva”.

Fuentes judiciales informaron que Stolbizer hizo la presentación ante el juzgado de Rafecas, quien ahora debe responder la recusación y elevarla a la Cámara Federal para que resuelva si lo aparta o lo confirma en el expediente.

La Sala I de la Cámara ya apartó de la causa al juez Claudio Bonadio a pedido de las defensas de los acusados y en su lugar salió sorteado Rafecas.

Stolbizer, quien hizo la denuncia que dio inicio a la causa y busca ser querellante en el expediente, destacó “las arbitrariedades en las cuales incurrió el magistrado en el manejo de la prueba secuestrada en los procedimientos del 13 de julio”, en referencia a que le permitió al empresario Lázaro Báez copiar archivos de una computadora que fue secuestrada en una serie de procedimientos que había ordenado Bonadio.

También criticó a Rafecas por “la falta de apego y aplicación a la normativa vigente” porque sostuvo que el juez fue designado para reemplazar a Bonadio pero dispuso que la causa cambie hacia su juzgado cuando eso contradice la nueva ley de subrogancias y la resolución 194/2015 del Consejo de la Magistratura de la Nación.

Otro motivo de recusación fueron las demoras en las notificaciones que hace el juez y que en distintas resoluciones sostuvo que Stolbizer planteaba “construidos” para “captar la atención de los medios de comunicación”, lo que la diputada sostuvo que le genera “una fuerte sensación de intranquilidad”.

“Existe un claro desvío del poder jurisdiccional conferido al juez, que genera temor de parcialidad durante la tramitación de la causa”, sostuvo Stolbizer y agregó: “No basta con que el juez actúe imparcialmente, sino que es preciso que no exista apariencia de parcialidad en tanto lo que se encuentra en juego es la confianza de los ciudadanos en los tribunales de una sociedad democrática”.