El juez Claudio Bonadio se encuentra investigando la sociedad “Los Sauces”, propiedad de la familia Kirchner, para determinar si a través de ella se cometieron los delitos de lavado de dinero y cohecho. Los Sauces recibió pagos por alquileres de sus propiedades casi con exclusividad de empresas de Lázaro Báez y Cristóbal López.

En el tiempo que lleva la investigacón, más de seis meses, se detectaron irregularidades en el funcionamiento tanto de “Los Sauces” como en el de la “Sucesión de Néstor Carlos Kirchner”.

Esas dos sociedades fueron intervenidas judicialmente por medio año por orden de Bonadio. Los interventores que asumirán la conducción de las sociedades saldrán de un sorteo que se realizará, mediante sistema informático, entre los disponibles en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Por un lado, el juez ordenó remover al diputado Máximo Kirchner del cargo de administrador de la “Sucesión de Néstor Carlos Kirchner”. El interventor designado allí tendrá la responsabilidad de administrar la sucesión y además deberá informarle al juez diferentes situaciones. También tendrá que dar a conocer todos los pagos realizados y recibidos por esa sucesión y la sociedad “Los Sauces” o cualquiera de sus socios. Además de reportar si hubo pagos cruzados entre la sucesión y empresas de Lázaro Báez, de Cristóbal López y del socio de los Kirchner, Osvaldo Sanfelice.

El interventor judicial que se haga cargo de “Los Sauces”, deberá, durante seis meses, informar al juzgado de Bonadio si existieron transferencias desde esa sociedad con la sucesión, con los socios de esa firma, y con las empresas de Báez, López y Sanfelice. Además de explicar cómo se hizo cada una de esas operaciones.

Al mismo tiempo, Bonadio ordenó que sean designados interventores informantes en todas las sociedades de Báez, López y Sanfelice que aparecen en la investigación realizando operaciones cruzadas con los Kirchner.

El juez llegó a esa determinación luego de constatar en la causa una suma de operaciones en las que se mezclaban todas las sociedades en las que las mismas personas aparecían en diferentes estructuras jurídicas que interactuaban entre sí.

Por ejemplo, numerosas transferencias entre “Los Sauces” y la sucesión sin que exista una justificación desde el punto de vista comercial o financiero. Pagos cruzados entre las sociedades investigadas que no tienen respaldo documental. Como también sociedades que pagaron haberes de empleados de “Los Sauces”.