La procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, continúa con la convicción de seguir al frente de su cargo pese a los intentos del gobierno de alejarla del mismo por su relación con el kirchnerismo.

Luego de que se impulsara una causa judicial en contra de su entorno por la compra del edificio realizado por la Procuración, Gils Carbó sostuvo que este es un contexto de “persecución y disciplinamiento”, pero aseguró a sus cercanos, según Infobae: “Este contexto me pone más firme para no irme”.

La procuradora presentará hoy  la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público de la Nación un informe detallado de cómo se hizo la compra sospechada del edificio ubicado en la calle Perón 667. Mostrará, además, que apartó de su cargo a Guillermo Bellingi, de quien se comprobó que su medio hermano cobró una comisión de más de tres millones de pesos.

El inmueble fue comprado en 2013 por 43.850.000 pesos; Juan Carlos Thill, medio hermano de Bellingi, cobró $3.019.054 de comisión. El 17,5% de comisión es un número muy elevado para lo que se maneja en el mercado.

La causa está a cargo del juez federal Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano. La semana pasada se llevaron a cabo procedimientos en la Procuración, Procelac, la casa de Thill y la inmobiliaria Jaureguiberry de donde la Policía Federal se llevó documentación y computadoras.