La Sala I del Tribunal de Casación bonaerense confirmó la condena de ocho años de prisión efectiva para Horacio Fernando González (50), dueño de un pitbull que mató a Santiago Veer (2) en 2014.

El tribunal ratificó la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata, quien consideró que el dueño del animal fue culpable de homicidio simple con dolo eventual. El caso sentó un precedente legal en Argentina para ataques de animales domésticos a seres humanos.

“El acusado dejó un perro pitbull amarrado con una soga de metro y medio de longitud (lo que otorgaba al animal un considerable margen de desplazamiento) sin collar de ahorque y sin bozal, al volante de un automóvil estacionado en la vía pública y cuya puerta se encontraba abierta”, sostiene el fallo, citado por Clarín.

Los magistrados consideraron como agravante que González fuera criador de estos perros y que ya había tenido problemas por el accionar de los caninos. “González era consciente de la clase de peligro que creaba al dejar al animal en ese lugar”, afirmaron.

El hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Alejandro Korn. El relato de la madre en el juicio es estremecedor: “Estaba lavando la ropa y Santi con su hermanita fueron a jugar a la vereda. De repente, escucho los gritos de este señor que con mi nene en brazos, lleno de sangre, decía que ya no había nada que hacer”.

La defensa de González podrá recurrir ante la Corte Suprema de la provincia de Buenos Aires para intentar revocar un fallo sin precedentes en la historia jurídica argentina.