El ministro de Justicia, Germán Garavano, le envió un oficio al juez federal Sebastián Casanello en el que negó que el Poder Ejecutivo esté manteniendo negociación alguna con el empresario detenido Lázaro Báez, para que aporte información a cambio de aligerar su situación judicial.

Ninguno de nuestros funcionarios mantuvo negociaciones con los abogados de Lázaro Báez“, ratificó el ministro, antes de viajar hacia San Petersburgo donde participará de un congreso judicial. El pedido surgió a partir de una nota publicada en La Nación, donde se afirmaba que el Goierno negociaba con Maximiliano Rusconi, abogado de Báez.

En el pedido de explicaciones de Casanello, se recordó además que el único habilitado legalmente para negociar con la defensa es el fiscal de la investigación, Guillermo Marijuán. Los contactos en su momento fueron negados también por el propio Rusconi.

“A Garavano lo conozco hace mucho tiempo. Ha habido un contacto formal, informado al juez Casanello, donde le pedimos recaudos para el viaje a Río Gallegos. Pero que yo he hablado en el marco del sistema de testigos protegidos, eso es falso”, explicó el defensor legal de Báez.