Una mujer es acusada de haber llevado a sus hijas de 9 y 11 años a una cárcel de Entre Ríos, para que fueran abusadas por su marido y padrastro de las chicas, quien está condenado a 14 años por un caso de violación.

El detenido está alojado en la Unidad Penal Nº 1 de la capital provincial. La Justicia secuestró un celular por el cual se contactaban el preso y su esposa; por ese medio el hombre le habría pedido que llevara a las nenas al penal.

“Hay prueba contundente de que había una puesta de acuerdo, que surge de manera clara en la investigación“, sostuvo el fiscal del caso, Fernando Ruffati. Uno de los abusos ya está comprobado y se espera confirmar el otro.

Las nenas ya declararon ante la Justicia a través de la Cámara Gesell. El Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia -Copnaf- tomó intervención y dispuso el resguardo de las menores de edad en la casa de un familiar.