Se trata del cura Carlos Eduardo José, quien se entregó esta tarde en los Tribunales de San Martín. La Justicia lo imputa en los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por su condición de sacerdote reiterado en dos oportunidades”, con dos víctimas diferentes, y “abuso sexual simple agravado por su condición de sacerdote”.

El jueves por la noche el juez Mariano Porto ordenó su captura y detención a pedido de la fiscal de Delitos Sexuales de ese distrito, Mariana Piwarczuk. De ser hallado culpable, el sacerdote podría recibir hasta 20 años de prisión por cada uno los delitos que se le imputan.

Según publica Infobae, Patricia Kaplis, fiscal general adjunta de San Martín, el sacerdote permanecerá detenido y será indagado por Piwarczuk este mismo viernes. El cura, de todos modos, tiene el derecho de negarse a declarar.

La Justicia investiga al sacerdote a partir de tres denuncias por abuso sexual a menores. Las víctimas son ex alumnas del colegio San José Obrero de la localidad bonaerense de Caseros, donde trabajaba el imputado antes de las acusaciones. “El cúmulo de pruebas contra él es importante”, dijo Kaplis, con lo cual es probable que el juez Porto dicte su prisión preventiva dentro de los próximos 15 días.