La Cámara Federal de Casación apartó a la jueza Ana María Figueroa, de la causa en la que debe resolverse si se reabre una investigación al diputado nacional, Julio De Vido por supuestas dádivas en la entrega de equipos de video e informáticos al máximo tribunal penal del país, cuando era ministro de Planificación Federal.

Casación apartó a la magistrada, respondiendo al pedido de la Oficina Anticorrupción que entiende que existe una presunta participación en los hechos investigados y dado que la jueza, forma parte de la sala del tribunal penal que tiene que decidir si deja firme un fallo que cerró la causa.

Figueroa presidía la Cámara de Casación Penal cuando recibió el equipamiento entregado por De Vido, según la resolución de las juezas Liliana Catucci y Angela Ledesma.

De Vido fue sobreseído por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, a cargo de investigar la denuncia de otro miembro de Casación, Juan Carlos Gemignani, en un fallo que fue apelado y revocado luego por la Cámara Federal porteña y ahora está en Casación para su revisión.