El fiscal Gerardo Pollicita y su par Ignacio Mahiques apelaron la intervención que el juez Ercolini dispuso sobre la firma familiar dueña de los hoteles. La intención es quitarle el manejo a Máximo Kirchner y Osvaldo Sanfelice.

El juez Ercolini sólo realizó una intervención con veedores informantes. “Es necesario un interventor administrador que desplace la administración de los hoteles de los acusados y que por lo tanto impida que se acceda al goce de su provecho“, señala la resolución firmada por Pollicita y Mahiques.

Además solicitan que la misma medida se aplique sobre las empresas Valle Mitre de Lázaro Báez, e Idea SA de Osvaldo Sanfelice. Los fiscales sostienen que la empresa que los administró hasta julio de 2013 (Valle Mitre) como la actual gerenciadora (Idea SA), son “parte fundamental” en el entramado societario. Se pide el mismo tipo de intervención para ambas firmas.

Pollicita y Mahiques afirman que con este tipo de intervención, desplazando la administración de las empresas, se busca una “correcta identificación, localización, inventario y valuación de la totalidad de sus bienes”, y a su vez proceder “a la recaudación de las ganancias de la actividad y detener el provecho que Máximo y Florencia Kirchner, como Sanfelice continúan obteniendo”.

El pedido de los fiscales, según informa Clarín, reitera que es la única manera en la que “se podrá impedir eficazmente que logren beneficios de los bienes utilizados en la maniobra de blanqueo y evitar la distracción y depreciación económica de los bienes que serán afectados al proceso”. A su vez, buscan evitar “que se eluda cualquier medida cautelar” respecto al dinero de la familia Kirchner.

Será la Cámara quien decida ahora, si queda firme la decisión del juez Ercolini o se da lugar al pedido de Gerardo Pollicita y su par Ignacio Mahiques.